REFLEXIÓN ZURDA: 55 años después: ¿Qué hemos aprendido?

 

 


ENTÉRATE POP, OPINIÓN.- Un día como hoy hace 55 años, fruto de un golpe de estado, nacía en el territorio que dice ser Republica Dominicana, una organización política, social y económica acentuada en producir y reproducir beneficios, ventajas y privilegios para una minoría con vocación de poder y con inclinación sin escrúpulos para apropiarse de los recursos públicos para su provecho. La interrupción del ciclo democrático instalado el 27 de febrero de 1963 y refrendando el 29 de abril del mismo año con un nuevo marco constitucional seria el punto de partida para la acumulación de ganancias en dinero, en “prestigios” y en calidad de vida para pequeños grupos que a la fuerza primero y luego con fraudes electorales, se apropiaron del territorio, sus bienes comunes y su mediocre institucionalidad, esta última creada a propósito con esas características disfuncionales para servir de mampara a las prácticas de corrupción e impunidad históricas. 


¿Qué hemos aprendido en 55 años?


Que el poder es para usarlo, que los que dicen ser revolucionarios y liberadores del pueblo dominicano terminan convertidos en verdugos similares (o peores) a los que decían combatir. Que la política en este territorio es una industria que tiene “clima de negocios”, “clientes”, “consumidores” y sobre todo inversionistas que se nutren de ella. Hemos aprendido también que la democracia como se practica en el orden social dominicano existente es una falsificación del ejercicio de ciudadanía y una simulación de la oferta política, cargada de promesas sin contenido y de “liderazgos” sin sustancia, mística, ética o capacidad de conexión con las mayorías enajenadas por la producción mediática banal. 


Hemos aprendido en 55 años que salimos derrotados de la guerra de abril y de los gobiernos de Balaguer y del PRD y estamos siendo derrotados por los gobiernos vigentes del PLD y seguimos sin entender la génesis del problema para colocar el antídoto óptimo que sane el cuerpo social enfermo. Nada con precio es gratis y en consecuencia es preciso entender que la democracia es cara, que necesita ciudadanos dispuestos a invertir en ella y a no dejarse engañar por quienes durante las últimas cinco décadas (reciclados o novedosos) se han dedicado a “llegar al poder” y  a “usar el poder” que es para eso, para usarlo.  


¿Aprenderán las nuevas generaciones de dominicanos y dominicanas el precio que vale la democracia y como comprarla definitivamente? 


Ojala, son los únicos con posibilidad de construir una democracia verdadera, prospera, madura y ciudadana, lo otro es dejarles a los herederos de monarquías políticas la media isla y tal vez su disolución definitiva al final de este siglo.

 
Queda en sus conciencias…

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

logo los mangos (1).PNG
LECTURAS RECOMENDADAS
ENTÉRATE POP 
Please reload

CURIOSIDADES 
Please reload

PRECIOS DE COMBUSTIBLES
DIVISAS
REDES SOCIALES

FACEBOOK

TWITTER

INSTAGRAM